Para qué sirve el retinol y cómo se usa

El retinol se ha convertido en el activo antienvejecimiento por excelencia y hay razones de peso para que sea así. Por eso, si todavía no sabes para qué sirve el retinol y cómo se usa, sigue leyendo y saldrás de dudas.

¿Qué es el retinol?

El retinol es el aliado de una piel bonita, ya que corrige muchos de sus problemas, especialmente los relacionados con la edad. Este ingrediente, que es de origen natural (se encuentra en el reino animal, especialmente en los aceites e hígado de pescado) o sintético, forma parte de la familia de los retinoides. Es la forma activa de la vitamina A.

Junto con la vitamina C, el ácido hialurónico y los ácidos frutales (AHA), el retinol es el ingrediente más eficaz contra las arrugas y la pérdida de firmeza. De hecho, ha sido objeto de 30 años de estudios clínicos, durante los que ha demostrado su capacidad para reparar los signos del envejecimiento.

Tipos de retinol

Existen tres tipos de retinol:

El ácido retinoico

Sólo puede adquirirse con receta médica y suele oscilar entre el 0,025% y el 0,1%.

Como las células de nuestra epidermis contienen receptores de ácido retinoico, esta sustancia se absorbe inmediatamente. Se utiliza, sobre todo, para tratar el acné en los jóvenes, pero es peor tolerado por las pieles maduras, más finas y secas.

Retinol en pieles con acné

El retinol clásico

Es el más utilizado. Para ser absorbido por la epidermis, el retinol debe convertirse primero en enzimas al entrar en contacto con la misma y luego en ácido retinoico, lo que reduce ligeramente su eficacia.

Pero en cambio, es menos irritante y mejor tolerado por las pieles maduras, y se ven resultados con el tiempo.

El palmitato de retinol

Este último tipo tiene que pasar por varias vías antes de ser transformado por la epidermis (primero en retinol y luego en ácido retinoico), lo que reduce su eficacia y necesita de más tiempo de uso para ver resultados.

Aunque el ácido retinoico puede producir resultados más rápidos, aumenta el riesgo de irritación al comenzar a usarlo, por lo que puedes experimentar enrojecimiento y descamación. Esto puede dar lugar a un empeoramiento de la piel y a que decidas interrumpir su uso antes de ver resultados, por eso es más recomendable usar retinol o palmitato de retinol.

¿Para qué sirve el retinol?

El retinol tiene múltiples beneficios y, es uno de los pocos ingredientes cosméticos cuya efectividad está avalada por múltiples estudios.

Estos son algunos de los beneficios del retinol:

  • Aumenta la tasa de renovación celular.
  • Estimula la producción de colágeno, mediante la estimulación de los fibroblastos.
  • Estimula la elastina de la epidermis, aumentando su elasticidad, por lo que ayuda a alisar las líneas de expresión y las arrugas.
  • Mejora la textura de la piel para conseguir un aspecto más suave y uniforme.
  • Es un antioxidante que protege la piel de las agresiones externas, del estrés oxidativo, de los daños del sol y, de la contaminación.
  • Actúa como un eficaz exfoliante que desobstruye los poros y equilibra la producción de grasa.
Retinol

El retinol penetra en las capas más profundas de la piel, donde estimula la síntesis de colágeno y aumenta la elasticidad. Al aplicar retinol a la piel, se está enseñando a las células a regenerarse más rápidamente. Por lo tanto, cuando empieces a utilizar retinol, tu piel pasará por un periodo de sequedad, enrojecimiento o descamación. Como ocurre con muchos ingredientes potentes para el cuidado de la piel, hay que pasar por un periodo de adaptación antes de empezar a disfrutar de sus múltiples beneficios.

¿Cómo se usa el retinol?

Es aconsejable comenzar a utilizar el retinol como parte de una rutina facial antienvejecimiento, cuando la producción de colágeno comienza a disminuir, que suele ser a partir de los 25 años.

Si eres principiante o tienes una piel sensible, empieza con un producto que contenga un porcentaje muy bajo de retinol, como el 0,1%. Tu piel debe aprender a tolerar la molécula, y la mejor manera de hacerlo es empezar lentamente y pasar gradualmente a una fórmula más fuerte con el tiempo.

Para comenzar, una buena crema con retinol al 0,1% es La Roche Posay Redermic R Intensive y, si prefieres el formato sérum, es muy recomendable el de La Roche Posay Retinol B3 Serum, con 0,1% de retinol y 0,2% de ésteres de retinol.

Comienza aplicando retinol en la piel una vez a la semana, durante quince días. Si sientes una reacción mínima o no sientes ninguna reacción, puedes aumentar la dosis a dos veces por semana durante otras dos semanas. Es normal sentir una ligera sensación de hormigueo cuando se empieza a utilizar el retinol, pero no debe arder ni ser doloroso.

Después de cuatro semanas, si tu piel responde bien, puedes aumentar la frecuencia a días alternos.

Utilízalo con moderación, porque la piel puede saturarse. Cuando tu piel se acostumbre, aplícalo diariamente durante cinco semanas. Después sustitúyelo por otro principio activo, como un ácido, durante quince días antes de volver al retinol.

Tú eres quien mejor conoce tu piel, así que tómatelo con calma y presta atención a su aspecto a medida que pasan las semanas. Aplicarlo poco a poco permite que la piel se acostumbre a la sustancia y, reduce la sequedad y la irritación.

Cómo se usa el retinol

Puedes ir aumentando la dosis de retinol, a medida que va pasando el tiempo y se va acostumbrando la piel. Aquí tienes algunos productos con concentraciones más altas:

El retinol no tiene que causar una reacción para demostrar que funciona. Pero si lo hace, aplica también una crema hidratante.

Tienes que tener paciencia, ya que hasta pasados dos o tres meses no verás cambios en tu piel.

MUY IMPORTANTE: Si estás embarazada o en período de lactancia, no puedes utilizar retinol.

¿Cuándo hay que aplicar el retinol en la rutina de belleza?

El retinol es conocido como un ingrediente “fotosensible“, que hace que la piel sea muy sensible al sol. Esto significa que la piel puede ser más susceptible a los daños del sol, como las quemaduras, las arrugas y la hiperpigmentación.

Por eso es más recomendable utilizar el retinol por la noche, para reducir la exposición a los rayos UV y, durante el día es necesario utilizar un protector solar, como último paso de tu rutina de belleza. No te pierdas nuestra guía para saber cómo elegir un protector solar.

En tu rutina nocturna aplica una pequeña cantidad de retinol en el rostro (teniendo cuidado de evitar el área de los ojos y los labios) y el cuello, después de la doble limpieza facial, que como ya sabrás es el primer paso de la rutina facial coreana.

Deja que la piel absorba el retinol durante 3 o 4 minutos y, a continuación, aplica una crema hidratante para ayudar a reducir la irritación y mantener la piel hidratada.

¿Ya has comenzado a utilizar retinol en tu rutina diaria? Cuéntanos tu experiencia.

¿TE ESTÁ GUSTANDO LO QUE VES?

Suscríbete a nuestra newsletter para mantenerte al día de nuestras novedades

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.