Otoño en Madrid y alrededores

La capital de España es una ciudad perfecta para disfrutar en cualquier época del año. Pero no hay duda de que, tal y cómo ocurre en otras ciudades europeas, el otoño en Madrid es muy especial.

En cuanto empieza el mes de octubre, parques, jardines y bosques, tanto en la capital como en la provincia de Madrid, se van tiñendo de tonos ocres y rojizos. Es un verdadero espectáculo para la vista y cómo además aún no hace frío, no hay duda de que es buen momento para disfrutar de los espacios abiertos.

Os vamos a hablar en este post de varios lugares que nos encantan para pasar un día o hacer una escapada durante el otoño en Madrid y en sus alrededores. Algunos están en el propio Madrid, ya sea la capital o la provincia. Otros, cerca de la capital, siendo lugares perfecto para una escapada otoñal.

Otoño en Madrid

Otoño en la provincia de Madrid

Parque del Retiro

En el corazón de Madrid se puede visitar durante todo el año el parque más bonito y monumental de la ciudad. Cerca de la Puerta de Alcalá, de la estación de Atocha y del Museo del Prado, este jardín histórico fue creado en el siglo XVII para disfrute de Felipe IV. Más tarde, en 1767, Carlos III abrió sus puertas para disfrute de todos los ciudadanos. Un siglo más tarde, este emblemático parque pasó a pertenecer al Ayuntamiento de Madrid.

El Parque del Retiro es, sin duda, uno de los lugares que ver en la capital española. Y uno de los lugares más atractivos durante el otoño en Madrid. Los castaños de indias que crecen frondosos durante el verano en torno a fuentes y palacios, comienzan con la llegada de octubre a cambiar el verde de sus hojas por un tono ocre, antes de que estas se cambien y cubran las praderas de dorado. No hay que resistirse en otoño a dar un paseo bajo los álamos, olmos o magnolios que crecen en este fabuloso parque.

otoño en madrid

Hayedo de Montejo

Situado en las faldas de la Sierra de Ayllón se encuentra uno de los hayedos más meridionales de Europa. Visitar este bosque de hayas y robles en otoño es ya casi un imprescindible del otoño en Madrid. Su paisaje parece sacado de un cuento de hadas forma parte desde 2017 del Patrimonio Natural de la Humanidad.

Para visitar este precioso bosque de 222 hectáreas hay que hacerlo con una visita guiada. Dichas visitas son gratuitas y los grupos limitados para evitar la degradación del bosque. No es sencillo conseguir autorización para entrar al Hayedo de Montejo. Se pueden conseguir on-line (www.sierradelrincón.com). Y después de la visita, hay que aprovechar y quedarse a comer en alguno de los restaurantes de la Sierra del Rincón para disfrutar de la mejor gastronomía de otoño.

El Escorial y el bosque de la Herrería

Otro de los pueblos más bonitos cerca de Madrid es El Escorial. Una localidad famosa por su importante monasterio mandado construir por Felipe II. Junto a este edificio se encuentra el Bosque de la Herrería, un espacio natural de gran valor tanto histórico como paisajístico. Cuenta este bosque de casi 500 hectáreas con varias rutas, algunas de ellas aptas para personas con problemas de movilidad.

Arces, castaños, tilos o fresnos son algunos de los árboles que se pueden ver en este lugar declarado Paisaje Pintoresco en 1961. Uno de los lugares de visita obligada en este bosque en el que disfrutar del otoño en Madrid es la llamada Silla de Felipe II. Se trata de un conjunto de plataformas desde las que según la tradición, el monarca contemplaba los avances en las obras del monasterio.

Aranjuez

Uno de los pueblos más bonitos y monumentales de la provincia madrileña es Aranjuez. Sus palacios y fuentes atraen cada año a miles de visitantes. Durante la primavera todo se viste de verde y las flores son las protagonistas de los parterres. Pero cuando llega el otoño, el Jardín de la Isla o el Jardín del Príncipe se convierte en lugares imprescindibles que ver en Aranjuez.

Es en los meses de octubre y noviembre cuando lo que fueron jardines reales empiezan a olvidar el color verde para teñirse de ocre. Los arces, castaños y plátanos que jalonan los paseos de estos parques pasan a tener colores que van del rojo al dorado, pasando entre ambos por una amplia variedad de tonos. Sin duda, uno de los mejores lugares para disfrutar del otoño en Madrid.

Patones de Arriba

Dicen de este pueblo madrileño que es uno de los más bonitos de la comunidad. Sus casas de teja negra y las calles de Patones de Arriba se ven especialmente bonitas en otoño. Rojo, marrón y amarillo son los colores con los que se visten los bosques y el propio pueblo cada final de verano. Son sin duda estos meses previos al invierno los mejores para hacer rutas de senderismo o cicloturismo en los alrededores de Patones de Arriba. Un buen momento para reservar alguna de las fabulosas casas rurales de Madrid y pasar un fantástico fin de semana.

Rascafría y el Bosque de Finlandia

Nuestra última recomendación para escapar en busca del otoño en Madrid está en la Sierra de Guadarrama. Rascafría es buena base para pasar un fin de semana y contar con más de un día para hacer alguna de las fabulosas rutas que hay por los alrededores de este pueblo madrileño.

El Bosque de Finlandia o bosque finlandés recibe este nombre por tener en su terreno varias especies de plantas típicas del norte de Europa. Abetos, abedules y chopos son algunas de las especies arbóreas que se pueden ver en este bonito bosque al que se llega cruzando el Puente del Perdón, frente al Monasterio del Paular. Una vez en el bosque, la senda discurre junto al río Lozoya hasta un embarcadero y una cabaña que antaño fue una sauna. Otro detalle nórdico en este pueblo serrano.

hojas en el otoño en Madrid

Otoño en los alrededores de Madrid

Merece la pena preparar una buena maleta para otoño y hacer una escapada de fin de semana a alguna de las provincias cercanas a la capital. Segovia, Ávila o Guadalajara nos esperan para disfrutar también del otoño en los alrededores de Madrid.

La Granja de San Ildefonso (Segovia)

Otro de los Reales Sitios de nuestro país es La Granja de San Ildefonso, un pequeño y precioso pueblo cuyos jardines son el mejor ejemplo de jardines a la francesa en España. Felipe V contrató a arquitectos, escultores y jardineros para diseñar unos jardines en los que las fuentes y el agua son los grandes protagonistas.

Entre los árboles que se pueden ver en este palacio y sus jardines, destacan dos de hoja perenne famosos por su monumentalidad: una secuoya gigante y un cedro del Líbano. Ambos alcanzan una altura de más de 30 metros. Pero son los árboles de hoja caduca, como los castaños, los que cambian de color con la llegada del otoño, creando un precioso espectáculo visual.

Castañar de El Tiemblo (Ávila)

Para los aficionados al senderismo o al avistamiento de aves y fauna, este castañar abulense es sin duda una fantástica escapada otoñal desde Madrid. Es un bosque en las laderas del Valle de Iruelas que cuenta con diferentes caminos bajo olmos, abedules y castaños centenarios. Es precisamente un árbol de esta especie, conocido como “El Abuelo”, el más famoso de este bosque.

Los que quieran ver ese árbol centenario (tiene más de cinco siglos de vida) deben recorrer la ruta más popular del castañar, cuyo nombre no podía ser otro que La Senda del Castañar.

castañas en otoño en Madrid

Hayedo de Tejera Negra (Guadalajara)

Otro de los hayedos en los que disfrutar de los colores del otoño cerca de Madrid es Tejera Negra. Es un espacio protegido que forma parte del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Encontrar los mejores colores del otoño en este hayedo, al igual que en cualquiera de los otros lugares que hemos mencionado en este post, depende de la llegada del frío. Por lo general, el mejor momento para visitar Tejera Negra es entre mediados de octubre y finales de noviembre.

Al igual que ocurre con otros bosques, la entrada a este hayedo está regulada, siendo necesario reservar con antelación la fecha en la que se desea hacer la visita.

Cuenca

No hace falta ninguna excusa para visitar esta bella ciudad de Castilla-La Mancha. Tiene un gran atractivo monumental, cuenta con buenos restaurantes y tiene un tamaño perfecto para recorrerla en un día. Por si eso fuera poco, si vais a Cuenca en otoño podréis disfrutar de un precioso paseo junto al río Júcar.

Mientras los palistas a bordo de sus kayak disfrutan del río, el camino permite a quienes lo recorren contemplar un paisaje multicolor, en el que los chopos son los árboles que acompañan al paseante durante todo el recorrido. ¿Te animas a dar ese paseo?

¿TE ESTÁ GUSTANDO LO QUE VES?

Suscríbete a nuestra newsletter para mantenerte al día de nuestras novedades

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.