Descubre Inverness, capital de las Tierras Altas de Escocia

En las montañosas Tierras Altas, lugar de verdes paisajes, célebres acontecimientos históricos y origen del gaélico escoces, se localiza una ciudad única: Inverness. Considerada la capital de las Highlands, Inverness es destino de ensueño situado en la desembocadura del río Ness y con acceso directo al fiordo de Moray en el que se dejan caer cientos de viajeros en su viaje al famoso Lago Ness. Sin embargo, la ciudad tiene muchos lugares con encanto por ofrecer a aquellos que decidan darle una oportunidad, albergando un entorno tranquilo y pintoresco que enamora a primera vista. Un solo fin de semana permitirá adentrarse en las maravillas que Inverness alberga.

 

 

Castillo de Inverness

Una de las imágenes más reconocidas de la ciudad es la imponente silueta del Castillo que domina todo Inverness. Construido en 1836 sobre las ruinas de antiguos castillos medievales, actualmente alberga algunas estancias gubernamentales por lo que no es posible visitar su interior. No obstante, se pueden disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad mientras se pasea por sus bellos jardines. Si os gustan las alturas, desde 2017 la torre norte se ha convertido en un observatorio desde el que contemplar la pintoresca panorámica que envuelve Inverness.

Mercado Victoriano

En el centro histórico de Inverness se levanta el Mercado Victoriano que tras su reconstrucción en 1891 solo mantiene este estilo en las fachadas y en su estructura. Eso sí, un detalle muy curioso es que en sus paredes se han grabado datos históricos, los cuales son perceptibles si se miran con atención. El Mercado Victoriano es una visita interesante, ya que alberga alrededor de 40 tiendas de lo más variadas y con productos que difícilmente pueden encontrarse en otras zonas de la ciudad. De hecho, es uno de los lugares más visitados por los turistas que se acercan en busca de recuerdos típicos de la región a un precio asequible.

Catedral de Saint Andrews

En la orilla este del río se levanta la Catedral de Inverness, consagrada a San Andrés. Esta pequeña catedral fue construida a finales de 1869 y destaca por su piedra roja tan peculiar y por su interior de cinco naves, donde sus arcos y su retablo de piedra la hacen única a ojos de los numerosos visitantes. En él pueden observarse tres escenas religiosas emblemáticas: La oración en el huerto, la Crucifixión y la Resurrección. En el exterior cuenta con dos torres de planta cuadrangular que, por falta de financiación, acabaron perdiendo sus agujas.

Lago Ness

A unos 12 kilómetros de Inverness se localiza la zona y el lago más conocido de toda Escocia, el lago Ness. Año tras año miles de turistas se acercan hasta este lugar con la esperanza de ser el primero en avistar al famoso monstruo del Lago Ness nombrado como Nessie. Es más, aquellos más interesados pueden realizar una excursión en barco con el objetivo de visitar el lugar y de paso echar una ojeada a Nessie. Sin embargo, el Lago Ness cuenta con otros sitios de gran interés como el Castillo de Urquhart, Fort Augustus o Cherry Island, pero también puedes hacer un picnic en la orilla del lago y realizar rutas de senderismo que os permitirán avistar lugares espectaculares.

Campo de Batalla de Culloden

A poca distancia de la ciudad de Inverness se encuentra este páramo lleno de historia, escenario de la batalla final del levantamiento jacobita en 1746 en la que los escoceses sufrieron una trágica derrota. La principal consecuencia fue la desaparición del sistema de clanes vigentes en las Tierras Altas, lo que llevó con el paso del tiempo a levantar unos Cairns (piedras funerarias) en homenaje a todos ellos y los cuales pueden visitarse hoy en día. Si sois fans de los libros/serie Outlander será uno de los lugares imprescindibles que debéis visitar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.