Marruecos, solo su nombre nos hace imagines mezquitas, zocos y desierto. En su territorio podemos encontrar antiguas ciudades romanas, fascinantes kasbahs construidas con barro y una comida aromática que será un aliciente más para viajar al país vecino. Sus ciudades imperiales, como Meknes o Marrakech, han crecido en torno a las antiguas medinas que en algunos casos son verdaderos laberintos. La Medina de Fez es de todas ellas la que conserva mayor atractivo y nos trasmite más sensación de realidad, no es solamente un zoco para viajeros en el que regatear hasta conseguir a precios irrisorios diferentes artículos de artesanía.

Un paseo por la medina de Fez acerca al viajero a esas madrasas que antaño fueron importantes escuelas coránicas, permite curiosear el interior de las mezquitas pero no traspasar sus puertas, ofrece la posibilidad de degustar los mejores tés a la menta mientras se escucha la llamada a la oración. Para añadir encanto a un viaje a esta ciudad lo mejor es dormir en un riad, esos pequeños hoteles que ocupan casas tradicionales a las que se ha dotado de todo tipo de comodidades y que se han convertido en un verdadero reclamo para viajeros de todo el mundo.

Los mejores riads en la Medina de Fez

Riad Myra Hotel

Este riad ubicado en el corazón de la Medina de Fez se aloja en un casa tradicional construida a principios del siglo XX. El cliente puede elegir entre sus habitaciones o suites, todas decoradas con un excelente gusto, al igual que la zonas comunes, como el patio interior o la fantástica terraza panorámica que brinda fabulosas vistas de la ciudad. Además, si uno regresa cansado al riad podrá disfrutar de su baño turco. Sin duda un lugar perfecto para disfrutar de la magia de esta ciudad marroquí.

13 Rue Salaj, Batha

Riad Ibn Battout

No hay duda de que este riad es uno de los más exclusivos en la Medina de Fez. Cuenta con siete suites perfectamente decoradas con estilo morisco y el cliente puede relajarse mientras desayuna con el sonido de la fuente que hay en el patio central del hotel. O si lo prefiere, degustar las especialidades regionales de la cocina del riad en la azotea con vistas a la ciudad. Su ubicación es estupenda, cerca del Museo Batha y de Bab Boujloud. Entre los servicios del hotel hay que tener en cuenta su sala de masajes, su hamman tradicional y su conexión wifi gratuita. Sin duda este riad es uno de nuestros preferidos en Fez.

9 Derb Lalla Mina Aenue Allal El Fassi Batha

Riad Zamene

Uno de los riads más luminosos de la Medina de Fez. Cuanta con todo el encanto de una vivienda tradicional de Marruecos pero mezclando objetos modernos que aportan un toque original a su decoración que en absoluto resulta recargada. Cuanta con el típico patio, un comedor y una preciosa terraza en la azotea. Es uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, y quien se aloje en una de sus cinco suites estará a pocos pasos de la Bab Boujeloud, la principal puerta de la ciudad, así como de los principales lugares de interés de Fez.

12, Derb Skallia – Douh – Batha

Riad Salam Fes

Bañeras de azulejos, sábanas bordadas, camas de madera o vidrieras de colores son algunas de las cosas que el viajero encontrará en el interior de este atractivo riad ubicado a poca distancia de la Madrasa Bou Inania y  de la Universidad de Al-Karaouin. A su envidiable ubicación hay que sumar su terraza con vistas panorámicas, su baño turco y ese pequeño balcón que hay en que cada una de las habitaciones.

18, Derb Bennis, Douh

Riad Said

A pesar de contar con unas habitaciones más sencillas que las de otros riads en la Medina de Fez, este hotel de paredes blancas puede presumir de tener unos baños fantásticos, con amplias duchas, grandes bañeras y modernos lavabos. Casi podríamos decir que cada uno de ellos en un pequeño hamman dentro del habitación. Otra de esas cosas que nos encanta de este riad es su terraza con sombrillas y tumbonas desde donde ver la ciudad sabiendo que uno está en una casa construida en el siglo XVII.

10,Derb Al Idrissi,Rue Skallia,Houmat Douh
Imagen de portada Jack Zalium