Hayedos de España

Hayedos, la mejor escapada del otoño

Llega el otoño. Con la lluvias, el abrigo y la vuelta a la rutina. Pero también uno de los momentos del año en el que los bosques lucen su aspecto más atractivo. Las hojas verdes se van volviendo amarillas y rojas. Poco a poco van cayendo de las ramas y cubren el suelo con la más bonita de las alfombras. Es sin duda el momento perfecto, antes de que llegue el frío y la nieve, para disfrutar de los mejores paseos por los bosques. Aunque todos tienen encanto, no hay duda de que los hayedos resultan especiales.

Son esos bosques en los que podrían vivir las hadas. Con el otoño llega el momento de ponerse calzado cómodo y escaparse en busca de los hayedos más bonitos de España.

Descubriendo los hayedos de España

Son muchos los hayedos que podemos visitar en España. Algunos son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Otros son Reservas de la Biosfera como algunos de los que se encuentran en Asturias.

Y al llegar el otoño nos brindan una de sus caras más atractivas. Os invitamos a tomar nota de todos ellos para aprovechar los meses de otoñales y hacer una escapada para descubrirlos.

Saja-Besaya – Cantabria

El Parque Natural Saja-Besaya está flanqueado por las cuencas de los ríos a los que debe su nombre. Y presume de tener en su territorio un bosque caducifolio que parece sacado de un cuento. Sus árboles más representativos son el roble y el haya, amigos fáciles de encontrar juntos. El hayedo se puede recorrer por distintas rutas. La pista que une Bárcena Mayor y Ozcaba es una de las opciones. Otra puede ser la del valle del arroyo del Diablo.

La Franca, en Bárcena Mayor, es una una posada que puede servir como base para conocer el parque y su hayedo.

Selva de Irati – Navarra

Este hayedo está situado en el Pirineo y sería el lugar perfecto para encontrar el reino de las hadas. Un paseo por este bosque aleja al caminante de cualquier sonido que forme parte de su vida cotidiana. Solamente se escuchan el viento, los riachuelos y los pájaros.  Para llegar este lugar mágico hay que acceder por Ochagavía, en el costado oriental. O bien por Orbaizeta si se llega por la parte occidental. Para recorrer el hayedo existen distintas posibilidades, ya sean paseos a pie o travesías en bicicleta.

Un buen lugar para alojarse cerca de este hayedo es el Hotel Rural Besaro, en la localidad de Izalzu.

Los Cameros – La Rioja

Camero Viejo es uno de esos bosques exuberantes en el que reinan haya y robles. En la localidad de Villoslada está el Centro de Interpretación del parque. Y es lugar perfecto para comenzar una ruta por los senderos del río Iregua. Allí los colores otoñales convierten el bosque en un tapiz de rojos y dorados que parecen pintados por la paleta de algún pintor impresionista.

En el propio Villoslada de Cameros está la Posada Hoyos de Iregua. Una buena elección para disfrutar del parque y de las rutas que ofrece.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido – Huesca

Este parque, con sus praderas, cascadas y bosques es para muchos uno de los rincones naturales más bellos de España. La pista que atraviesa sus atracciones se adentra en un hayedo mágico. El paseo bajo las ramas de esos árboles se hace en compañía del río Arazas. Una vez allí, y aunque el objetivo haya sido pasear por uno de los hayedos más bonitos de la Península, se puede continuar, y subir para alcanzar la perspectiva del quebrantahuesos, en la sierra de las Cutas.

En Torla, cerca del Centro de Visitantes de Ordesa, está el Hotel Villa Russell, una opción para descansar tras la ruta por este gran Parque Nacional.

Montejo de la Sierra – Madrid

Este hayedo es la gran atracción de la Sierra del Rincón o Sierra Pobre de Madrid. Su joya es este hayedo que atrae a cientos de visitantes cada año. Sin embargo acceder a él puede ser complicado ya que el acceso es limitado. Se puede reservar entrada con antelación. O jugársela y esperar que alguna de la plazas que se asignan cada día presencialmente sea para ti. El hayedo de Montejo es una reliquia que trepa por la parte umbría de El Chaparral, un monte de llamado así por la presencia de chaparros (pequeños robles). Pero son las hayas con sus troncos retorcidos creciendo al borde de un riachuelo las que seducen y asombran a todos los visitantes.

Uno de los alojamientos con más encanto de la Sierra del Rincon es El Bulín de Prádena.

Tejera Negra – Guadalajara

Otro de los hayedos que ha puesto limitaciones a los visitantes. En este caso la de no poder llegar en coche. Pero no hay que asustarse ni descartar Tejera Negra para una escapada otoñal. Un agradable paseo desde Cantalojas siguiendo el curso del río Lillas termina en el hayedo. La recompensa es pasear por una hayedo que parece un cuadro. Se puede recorrer siguiendo las rutas señalizas y circulares. Y disfrutar de las crestas rocosas desde las que divisar el vuelo del águila real.

La Casa Rural El Huerto del Abuelo es una opción muy atractiva para alojarse en la inmediaciones de Tejera Negra.

Imágenes: Iñaki Bolumburu, Javier Díaz Barrera, y Hernando Medina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.