viajar con niños

Consejos para viajar con niños

Tener hijos te cambia la vida, eso está claro. Pero nada impide que uno siga viajando cuando un bebé llega a nuestro mundo. Se hace de otra forma y se atienden otras necesidades pero se puede, y se debe, seguir viajando. Hoy queremos daros unos cuantos consejos para viajar con niños y disfrutar. Aquí van.

Consejos para viajar con niños

viajar con niños

Olvida la pereza

Acostumbrarlos desde que son bebés a viajar. Si no les mostramos que conocer mundo lleva sus pequeños inconvenientes y lo hacemos desde muy chiquitines, será difícil que con 10 años pretendamos arrancarlos de la comodidad de lo conocido para sacarlos más allá. La pereza nos vence cuando pensamos en todo lo que acarrea viajar con bebés, pero os aseguro que es más la idea mental que tenemos que la realidad.

Ser prácticos

Muchas veces los mayores nos liamos demasiado. Ya sé que es una gran ventaja tener hijos que duerman bien y coman de todo pero no podemos pensar que eso lo van a hacer de la noche a la mañana. A veces es tarea ardua y tediosa. Cada niño es un mundo, pero si les acostumbramos a que se puede comer un día de potito y otro de comida casera tendremos mucho adelantado ya que no siempre podremos llevarnos la Thermomix (es un decir) para hacerle esas papillas que tanto le gustan. Siempre hay supermercados disponibles con comida infantil y, para cuando  son más mayores la pasta, las tortillas o el filete empanado son platos recurrentes que encontraremos casi en cualquier lugar del mundo.

Cuando son bebés conviene llevarles su leche habitual porque a veces les cuesta cambiar de sabores. En estos casos en muchas farmacias te pueden facilitar sobres de muestras para llevarla sin tener que cargar con mucho peso. Igualmente, en gran cantidad de alojamientos te facilitan la cuna, el hervidor de agua etc. con lo que te ahorras peso y bultos durante el viaje.

Viajar con niños en avión

Cuando tomamos un avión, especialmente si el vuelo no es muy largo, conviene que compremos trayecto directo. A veces sale un poco más caro que con escalas, pero os aseguro que merece la pena. Sobre todo teniendo en cuenta que si la escala falla por cualquier motivo, lo que iban a ser dos horas pueden convertirse en un largo periplo de reclamaciones y cansancio.

Hablando de aviones, si facturamos equipaje y viajamos con niños, intentad quedaros siempre con alguna maleta o mochila pequeña en la que meter los elementos imprescindibles para un posible retraso o pérdida de equipaje. Pañales, muda, cepillos de dientes, algún juguete, biberón etc. pueden resultar necesarios.

viajar con niños

Elegir alojamiento para viajar con niños

A la hora de elegir alojamiento llega un problema, sobre todo cuando los peques no son tan peques y te ofrecen compartir cama con ellos porque no hay supletorias, o estas están a precio de oro. Aquí sólo puedo recomendaros ver qué compensa más y buscar mucho. Los aparta-hoteles, paradores con habitaciones familiares o empresas destinadas al alquiler vacacional están solucionando muchas papeletas a las familias viajeras.

Involucrarlos en la preparación del viaje

De esta manera se sentirán desde el principio interesados. Se puede hacer de muchas maneras: con reportajes de prensa o televisión, con las guías especiales para niños como Mi Primera Lonely Planet o buscando con ellos datos en internet. Se implicarán en el viaje y les hará mucha más ilusión llegar a destino que si se lo damos todo hecho. De igual manera, conviene contar con ellos en la elección del mismo. No se trata de ” someternos” a sus caprichos, sino de escucharlos. Muchas veces nos sorprenderán con sus intereses más de lo que pensamos.

viajar con niños

Busca actividades infantiles

Está claro que cuando organizamos un viaje con niños debemos tenerles en cuenta; lo que no significa hacer un viaje 100% infantil en el que, posiblemente, nos aburramos. Hay que compensar visitas, hacer paradas o realizar rutas alternativas e interesantes. En muchos monumentos ofrecen cuadernillos didácticos para niños (así en la Abadía de Westminster o en el Museo del Prado). De este modo aprenden y se entretienen a partes iguales; también hay audioguías especializadas con contenidos destinados a los más pequeños.

Una buena manera de conocer un lugar es visitarlo en un tren turístico. Este tipo de visitas es ameno y además cuenta con el aliciente de situarte en el lugar antes de pasear por él. A los niños y no tan niños les encanta.

Y vosotros, ¿viajáis con peques? Seguro que todos tenéis trucos para viajar con niños y no morir en el intento. ¡Estamos deseando que nos los contéis!

Algunas de las imágenes de este post son propiedad de Shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.