Organizar un trastero

Cómo organizar un trastero de la forma más útil

Organizar bien un trastero es una tarea que parece muy complicada pero es mucho más sencilla de lo que parece. En realidad lo único que necesitas es pararte a pensar antes de colocar cualquier objeto dentro de él, analizar el espacio y después actuar. Con estos doce consejos podrás pasar de un «cuarto de los trastos que nunca usas» a convertir tu trastero en «el cuarto del orden«.

Organizar un trastero

1. Vaciar el trastero

Una vez que te plantees organizar bien el trastero lo primero que debes hacer es efectuar una buena limpieza. Y con esta limpieza no nos referimos a agua y lejía, sino a la limpieza de trastos. Para tener un trastero organizado debes eliminar del espacio todas las cajas, bolsas y objetos que habiten en él hoy día de manera desordenada. Sólo de esta manera podrás iniciarte en una nueva y optimizada organización.

2. Hacer inventario

Como tienes que vaciar el trastero puedes aprovechar por hacer inventario de todo lo que tienes e incluso clasificarlo. Puedes aprovechar para agruparlo por tipo y de paso realizar un repaso de todas aquellas cosas que guardas «por si acaso». Si algo no lo has utilizado en años, ¿de verdad es necesario que lo sigas guardando? No te digo que te deshagas de todo pero seguro que si te haces esa pregunta desecharás muchos objetos que ni tienen valor sentimental ni utilizarás nunca más. Si te da pena tirarlo a la basura siempre puedes plantearte venderlo ahora que se lleva ganar dinero con todo aquello que no utilizas. También puedes donarlo o regalarlo a algún familiar o amigo.

3. Búsqueda de insectos y humedades

Es sabido que los trasteros son un lugar muy prolífico para la presencia de plagas de insectos y humedades. Cuando hayas vaciado el trastero debes observar muy bien la presencia de alguno de ellos. Si todo está en orden no debes alarmarte, pero si detectas humedad deberías consultar con un fontanero antes de proseguir, ya que en función del nivel de humedad puede ser necesario un revestimiento aislante con función antihongos entre la pared y la pintura. Para el tema de los insectos nunca está de más colocar dispositivos antipolillas y antiplagas una vez que el trastero esté limpio.

4. Limpieza del trastero

Aprovechando que tienes el trastero vacío, algo seguramente tardará años en que vuelva a ocurrir, debes aprovechar para realizar una limpieza profunda. Por un lado puedes o bien lavar las paredes o darles una capa de pintura. Y también limpiar el suelo con agua y lejía. Si tienes alguna estantería fija en la pared y has preferido no quitarla, al menos aprovecha a limpiar cada uno de sus rincones muy bien con agua y jabón.

5. Plano del trastero

Una vez que el trastero está vacío y limpio puedes ponerte manos a la obra para dibujar el plano del trastero. No hace falta nada muy sofisticado, es suficiente con una hoja de papel o libreta y un bolígrafo. Como lo habitual es que el trastero sea rectangular, es bastante difícil llevarlo a plano. Debes medir y anotar en tu plano las medidas de cada una de las paredes, dibujando también la puerta del trastero. No te olvides también de anotar la altura del trastero.

6. Estanterías del trastero

La mejor forma de optimizar un trastero es poblarlo de estanterías. Hoy día hay gran variedad de tipos de estanterías, anchos y alturas, y algunas de ellas se montan sin ni siquiera utilizar tornillos. Te recomiendo que compres estanterías en las que tú puedes subir o bajar las baldas de la estantería según tus necesidades. Debes tener en cuenta el peso de tus objetos, ya que hay variedad de estanterías en las que cada balda aguanta desde 100 hasta los 600 kilos.

Los materiales más habituales para las estanterías de un trastero son metal o resina. Las metálicas suelen soportar más peso aunque están más sometidas a la humedad y se pueden oxidar. Puedes solventar este problema con estanterías metálicas galvanizadas. En cuanto al ancho y la altura de la estantería te lo marcan las medidas de tu trastero. Piensa además que puedes concatenar varias estanterías estudiando las diferentes medidas que encuentras en el mercado y aplicando la técnica del tetris para aprovechar todas las paredes y esquinas del trastero, siempre dejando un pasillo central para poder acceder a todos los rincones de tu trastero de manera fácil y cómoda.

7. Armarios de resina

Una opción de almacenaje muy válida puede ser colocar estanterías alrededor de todo tu trastero excepto en una de las paredes o media pared. En esta parte de la pared puedes colocar armarios de resina, que son mucho más duraderos y al tener puertas puedes guardar dentro de ellos objetos más delicados e incluso alimentos. Estos armarios tienen incluso la opción de cierres de seguridad con candado para asegurar una mayor protección. También puedes utilizar arcones o baúles de resina, aunque éstos suelen ser más bajos.

8. Armarios de tela

Otro tipo de armarios que puedes colocar en el trastero son los armarios de tela. Son perfectos para guardar la ropa y además la mantendrán en muy buen estado.

9. Ganchos de pared

En el caso de que tengas que colocar bicicletas, escaleras o esquís, puedes hacer uso de ganchos para la pared que te permitirán colgarlos ocupando el mínimo espacio. Además los tienes de diferentes tipos y que aguantan distintos pesos.

10. Cajas

Para determinados artículos te puede convenir comprar cajas que se puedan apilar. Son ideales las cajas transparentes de cierre hermético. Las hay de muchos tamaños y te permiten poder agrupar y conservar tus objetos además de reconocerlos fácilmente. Si utilizas cajas opacas, no te olvides de etiquetarlas para facilitar su reconocimiento rápido y no tener que abrir una tras otra hasta encontrar aquello que buscabas. También te puedes plantear si te interesan cajas con ruedas para moverlas más fácilmente.

11. Organizar por tipo y uso

Una vez situados los muebles de almacenaje de tu trastero, llega el momento de llenarlos. Lo primero es organizarlo por tipo y a continuación por uso. Puedes dedicar una o varias baldas a ropa, alimentos, herramientas, juegos, etc. Siempre colocarás al frente y más cerca todo aquello que utilizas más habitualmente y al fondo aquello que apenas o nunca utilizarás. En el caso de la ropa además es recomendable agruparlo por temporada.

12. El guardián del trastero

Si has seguido todos estos consejos a estas alturas tendrás un trastero perfectamente instalado y organizado. Pero cuidado, ya que si no eres metódico todo este orden puede volver al caos sin darte cuenta. Tanto tú como todos los que hagan uso del trastero deben velar por mantener el orden del trastero. Pero como esto no siempre es fácil y siempre hay quien es más y menos ordenado, te recomendamos que nombreis «el guardián del trastero«, que supervisará el trastero y dará indicaciones en el caso de que el orden del trastero esté en peligro. Las órdenes de este guardián deben ser obedecidas sin protestar y así aseguraremos que nadie alterará el orden y tendremos un trastero funcional, cómodo y en el que todo lo que busquemos estará accesible y localizable en cuestión de segundos.

2 Respuestas a “Cómo organizar un trastero de la forma más útil”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.