Uno de los espectáculos que nos brinda la primavera es la contemplación de los cerezos en flor. Con su estallido blanco o rosa el paisaje se transforma asombrando al visitante.

Aunque no se produce en una fecha fija, podemos disfrutar de los cerezos en flor durante los meses de marzo y abril. La vida de la flor del cerezo es bastante corta y suele durar, como máximo, un par de semanas.

Si quieres hacer una escapada de primavera para ir en busca de los cerezos en flor, tendrás que estar al tanto de las  condiciones climatológicas para saber la fecha exacta.

Te proponemos 6 escapadas de primavera para buscar los cerezos en flor

1.- España

El lugar por excelencia para contemplar cerezos en flor en España es el Valle del Jerte, en Extremadura. En este valle, que cada año atrae a más visitantes, puedes disfrutar de más de un millón y medio de cerezos en flor. Es un recorrido de unos 50 km desde Plasencia hasta el Puerto de Tornavacas.

Pero no sólo en Extremadura puedes disfrutar de los cerezos en flor. En Burgos en el pequeño y desconocido Valle de las Caderechas podrás contemplar el manto blanco de los cerezos. Aquí la floración se produce algo más tarde que en el Valle del Jerte.

En Ávila, al sur de Gredos, en el Valle del Río Cantos puedes contemplar los más de 50.000 cerezos en flor. Las rutas de unas dos horas y media de duración parten del término municipal de El Hornillo.

2.- Japón

En Japón la floración del cerezo, sakura en japonés, es una fiesta en la que se celebra el renacimiento de la vida. Miles de personas acuden cada año a los parques y plazas de todo el país para la contemplación de los cerezos en flor (hanami).

El hanami es una de las grandes pasiones de los japoneses. Hay diferentes variedades de cerezos y cada una tiene flores de diferentes colores, del blanco al rosa.

Los tres mejores sitios para disfrutar de los cerezos en flor en Japón son el monte Yoshino, el parque del antiguo castillo de Takato y el parque del castillo de Hirosaki.  Aunque hay más de 100 lugares donde disfrutar de este maravilloso espectáculo.

3.- Corea del Sur

Al igual que en Japón, en Corea del Sur la floración del cerezo se celebra por todo lo alto. Hay multitud de lugares donde disfrutar de esta ocasión tan particular que muestra la belleza de la primavera.

Jinhae es uno de los destinos típicos para ver los cerezos en flor. Cuando florecen sus 360 mil cerezos, la ciudad entera de Jinhae se cubre de blanco. La cuesta de Anmin o Anmin Gogae, con 5,6 kilómetros de longitud, es un largo recorrido en el que ver los cerezos en flor; ya que normalmente hay pocos coches en la carretera. El Festival del Gunhang de Jinhae, que se celebra en primavera, es el mayor festival relacionado con las flores de cerezo en Corea.

4.- Estados Unidos

En Estados Unidos hay varios lugares interesantes para disfrutar de los cerezos en flor. Uno de los más conocidos es Central Park en Nueva York.

En la ciudad de Newark, en Nueva Jersey, podrás disfrutar de los más de 4.000 cerezos en flor del Branch Brook Park.

En Washington, desde 1935, se celebra el Festival Nacional de los Cerezos en Flor. Un espectáculo natural que se puede disfrutar en el Parque West Potomac desde que un alcalde de Tokio regaló 3000 cerezos a la ciudad.

5.- Holanda

Amstelveen es un suburbio de Ámsterdam, y en él se encuentra el Parque Amsterdamse Bos. El Ámsterdamse Bos o bosque de Amsterdam es el pulmón verde de la ciudad y no tiene nada que envidiar al neoyorkino Central Park.

En este parque a principios del siglo XXI se llevó a cabo la plantación de 400 cerezos para conmemorar el 40 aniversario del establecimiento de relaciones comerciales entre los Países Bajos y Japón.

Desde entonces, cuando los cerezos en flor se encuentran en su máximo apogeo se celebra el Festival de Sakura. Es un motivo más para disfrutar de este paraje en primavera, en el que cada uno de los cerezos plantados tiene su propio nombre; 200 de mujeres japonesas y otros 200 de neerlandesas.

6.- Noruega

Quizá uno de los países que te sorprenderán más si buscas cerezos en flor, es Noruega. Si, has oído bien, Noruega. Cuando ya ha pasado la floración de los cerezos en el resto de lugares, en el fiordo Hardanger, el tercero más extenso del planeta, puedes disfrutar de largos paseos en los que contemplar los cerezos en flor.

La peculiaridad de este paraje es que combina la contemplación de los cerezos con las vistas de las montañas, los bosques y el mar del Norte.

 * Foto de portada de Wei-Hang Chua