Pousadas de Portugal

Pousadas de Portugal: dormir en lugares únicos

Dormir en las Pousadas de Portugal es hacerlo en lugares únicos y singulares. Algunas están cargadas de historia, otras en localizaciones únicas y rodeadas de naturaleza y todos cuentan con la cuidada atención de esta cadena portuguesa que tanta inspiración ha tenido en nuestros Paradores de Turismo.

Hoy os traemos nuestras Pousadas favoritas, todas ellas localizadas en lugares memorables y, que sin duda, nos acercarán a lo mejor de Portugal.

Pousadas de Portugal: la mejor opción para recorrer el país

1. Pousada Palacio de Estoi (Faro)

La Pousada de Estoi, situada a pocos kilómetros de Faro es una auténtica gozada. Se encuentra en una pequeña localidad de calles repletas de encanto y que cuenta incluso con restos romanos que se pueden visitar. Desde los jardines, terraza y piscina de la Pousada se tienen vistas que se pierden en la lejanía hacia la ciudad de Faro y más allá, el Atlántico.

El edificio principal data del siglo XVIII y cuenta con los elementos típicos del rococó en estucos, frescos y detalles decorativos de todo tipo. Las habitaciones se sitúan en la parte más moderna, disimulada perfectamente e integrada con la naturaleza. Allí te esperan habitaciones confortables y modernas. Con todos los elementos que caben esperar de un hotel de esta categoría.

Un baño en la piscina al atardecer y un paseo por los jardines relajan cuerpo y alma tras un intenso día de visitas por esta zona del Algarve.

Pousada de Estoi

 

2. Pousada de Lisboa

Abierta hace apenas tres años, este alojamiento se encuentra en el emplazamiento más céntrico que pueda haber en la capital portuguesa: la Plaza del Comercio o Terreiro do Paço. Es sin duda un emplazamiento ideal como punto de partida para conocer la ciudad. También agradecerás quedarte en ella si repites destino, ya que estar en todo el centro de la Baixa lisboeta es un lujo.

El edifico que ocupa ha tenido diversas finalidades a lo largo de la historia: fue palacio pero también dependencias ministeriales antes de ser completamente renovado.

Pousada de Lisboa

Además de tener justo al lado la parada de los tranvías que recorren la ciudad y con los que podemos llegar a los lugares más interesantes de Lisboa, podrás relajarte en su spa y nadar en su piscina. Otro lujo que nos proporciona esta Pousada, una de las últimas en integrarse en la cadena.

 

3. Pousada de Amares

Damos un salto considerable hacia el norte de Portugal para alojarnos virtualmente en la Pousda de Amares, entre Braga y la Sierra de O Gerês. En esta ocasión se trata de un edificio de especial protección: patrimonio nacional portugués y con una doble particularidad. Es un monasterio cisterciense que data del siglo XII y que ha sido profundamente restaurado por Souto de Moura, premio Pritzker de la arquitectura en 2011.

Lujo monacal en un ambiente muy especial que cuenta con comodidades del siglo XXI como las maravillosas piscinas exteriores. El paisaje entra a través de los ventanales y acerca a las sensaciones que debieron tener los frailes del Císter allá por el siglo XII. Sin duda, una experiencia única.

4. Pousada Mosteiro Guimarães

Pertenece a la red Small Luxury Hotels y es sin duda una de las joyas de las Pousadas de Portugal. Está situada muy cerca del casco histórico de Guimaraes, Patrimonio de la Humanidad, y, como la anterior, se encuentra en un monasterio.

Fue mandado construir por la primera reina de Portugal, Mafalda, y entre otras cosas, cuenta con un jardín de nueve hectáreas con ruta botánica incluida. Si queremos, además, podemos llevar a nuestra mascota y en verano usar sus piscinas con vistas. En cualquier época enamora con su historia, detalles de arte y encanto especial. Sin duda una de las Pousadas más representativas de la cadena.

 

Vista Oporto

5. Palacio do Freixo, Pousada de Oporto

Terminamos nuestra ruta en la preciosa Pousada de Oporto. Se trata de un palacio diseñado por Nasoni en el siglo XVIII y a orillas del Duero. Es otra joya de la cadena portuguesa (hoy perteneciente al grupo Pestana) por localización y calidad.

No está en pleno centro de Oporto, pero un taxi nos acercará en poco rato hasta el centro de la ciudad y mientras tanto podremos disfrutar de las habitaciones modernas y el entorno rococó. Los jardines, asomados al Duero, ofrecen atardeceres inolvidables que podemos completar en verano desde la piscina infinita. Un pequeño spa nos servirá para los viajes invernales y las chimeneas de la antigua fábrica anexa al Palacio llamarán nuestra atención. Es en este edificio fabril donde se encuentran las habitaciones, cómodas y modernas.

Sin duda, el mejor colofón a este recorrido por Portugal a través de sus Pousadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.