Los monasterios de Burgos más impresionantes

Si pensamos en viajar al norte de España este verano, no podemos dejar de lado los magníficos monasterios de Burgos. No en vano en esta zona de Castilla se encuentra gran parte de la historia de nuestro país, en especial en esos primeros siglos de confrontación y dificultades que transcurrieron durante la Edad Media. Hoy os llevamos en un bonito viaje a los monasterios de Burgos más significativos.

Monasterios de Burgos que te dejarán sin palabras

Es difícil elegir unos cuantos monasterios de Burgos nada más. La lista es inmensa ya que el Camino de Santiago, la prosperidad de la Mesta y la importancia histórica de la ciudad hicieron que se desarrollaran órdenes religiosas que, como el Císter, fundaron muchos e importantes monasterios. Aquí va una selección de imprescindibles que no podemos dejar de lado en nuestras visitas a Burgos. Así que prepara tu mochila para un viaje de fin de semana repleto de arte e historia.

Monasterio de Santa Marías la Real de las Huelgas

Ya en el nombre de este monasterio de Burgos está implícita la estrecha relación que tuvo con la familia real. Fue fundado en el siglo XI por el rey Alfonso VIII y pertenece a Patrimonio Nacional. Contaba con jurisdicción de todo tipo y la abadesa del monasterio era una de las mujeres más poderosas de Castilla; además, solía pertenecer a la familia real. Hoy en día podemos contemplar en visita guiada sus diferentes espacios y mezcla de estilos románico y mudéjar que conjugan de una manera muy singular.

De todas las visitas que se pueden hacer en Burgos esta es, junto con la Catedral y la magnífica Cartuja, la que más historia y arte reúne en un sólo recinto. Además, la colección de tejidos medievales es única y en ella podemos ver tesoros tan importantes como el pendón que se llevó en la batalla de las Navas de Tolosa. Casi nada.

monasterios de burgos

San Pedro de Cardeña

Si estamos interesados en la historia del Cid y la buscamos en nuestros recorridos por los monasterios de Burgos, hay que visitar el de San Pedro de Cardeña. Se encuentra a apenas 10 kilómetros de la capital en un entorno natural impresionante. Pertenece a la orden del císter, en su rama trapense y el recorrido interior hay que hacerlo en la compañía de un monje que te contará todos sus secretos.

La iglesia es magnífica y limpia de casi cualquier tipo de adorno; junto a ella se sitúan los antiguos sepulcros de Rodrigo Díaz de Vivar, de su esposa Jimena que reposaron en este monasterio hasta que sus restos fueron trasladados a la catedral burgalesa. Al acabar el recorrido, no hay que olvidar pasarnos por la tienda de exquisiteces que realizan los propios monjes del monasterio. No olvidemos que es su fuente principal de ingresos y agradecerán nuestra colaboración.

Cartuja de Miraflores

Si pasamos unos cuantos días en la capital, uno de nuestros destinos tiene que ser este maravilloso monasterio de frailes cartujos retirado en un monte de espesa vegetación. La Cartuja de Miraflores fue fundada por el rey Juan II de Castilla pero fue su hija, Isabel La Católica quien puso gran empeño en la realización de las obras de arte que hoy podemos contemplar. Algunos de los mejores escultores, tallistas y orfebres de la época trabajaron en ella.

Allí podremos observar ejemplos destacados del Gótico Isabelino como son la maravillosa tumba de alabastro de los padres de Isabel y el retablo mayor, obra de Gil de Siloé. Un conjunto artístico el de este monasterio cartujo de Burgos en el que podemos fácilmente pasar una mañana entera disfrutando de lo mejor de nuestro gótico.

monasterios de burgos

Santo Domingo de Silos

Sin duda se trata del más famoso de todos los monasterios de Burgos y quizás de uno de los más valiosos en términos artísticos. Las visitas son guiadas y hay que ajustarse a un horario determinado, pero realmente merece la pena. Conocer de mano de un especialista cómo fue el proceso constructivo del claustro y el significado de las imágenes de los capiteles es un lujo. Es además la manera más interesante de acercarnos a la evolución de estilos que está presente en las diferentes crujías del claustro.

Además, si completamos nuestra visita con la asistencia a uno de los oficios de las horas que celebran y cantan los monjes, quedaremos auténticamente maravillados. Patrimonio cultural en su máxima expresión en este monasterio de Burgos.

San Pedro de Arlanza

La comarca del río Arlanza, a poco más de media hora de la capital, ofrece tesoros como este monasterio. Si de antigüedad se trata, es de los que hunden sus raíces en la alta Edad Media ya que se fundó en el siglo X por el conde Fernán González. Él y su esposa doña Sancha fueron enterrados allí aunque durante la desamortización de Mendizábal fueron exhumados y trasladados a Covarrubias. La cuestión es que hoy podemos contemplar una superposición de estilos propia de edificios muy antiguos, y aunque gran parte de sus componentes fueron expoliados, nos queda el placer de contemplar un monasterio realmente especial.

Santa María de la Vid

Para terminar nuestro recorrido nos vamos hasta la Ribera del Duero burgalesa para conocer el Monasterio de la Vid, hoy en día en manos de monjes agustinos. Con una fundación medieval, es a partir del siglo XVI cuando se realizan profundas intervenciones y renovaciones aportando elementos tan significativos como la enorme espadaña de la iglesia o la curiosa y enorme cabecera de planta octogonal que nos recuerda a la catedral de Burgos. Cuenta además, con una de las bibliotecas monacales más importantes de nuestro país abierta a investigadores pero también a los turistas.

Sin duda, un recorrido impresionante por el patrimonio monacal burgalés que nos deja con ganas de visitar esos monasterios de Burgos. ¿Te has planteado alguna vez dormir en un convento o alojarte en un monasterio? Anímate porque en esta provincia podrás encontrar habitaciones en esos impresionantes edificios para unos días de desconexión del mundanal ruido.

¿TE ESTÁ GUSTANDO LO QUE VES?

Suscríbete a nuestra newsletter para mantenerte al día de nuestras novedades

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.