En pocas semanas las calles de las ciudades se habrán iluminado para celebrar las fiestas navideñas. En los centros comerciales encontraremos todo tipo de objetos para decorar nuestras casas. Es el momento de organizar un viaje por el norte del viejo continente. Sus ciudades se engalanan de forma especial y montan pintorescos mercadillos navideños. En este post os invitamos a descubrir algunos de esos mercados de Navidad que se instalan en distintas ciudades europeas. En ellos no solo se puede disfrutar comprando adornos para nuestro árbol navideño. También son lugares de reunión en los que amigos y familiares se reúnen para tomar un vino caliente o cenar algo ligero a pesar del frío que suele hacer en esta época del año en los países del norte del continente.

Mercados de Navidad de Europa

Aunque cada vez son más populares los mercados organizados por Navidad, lo cierto es que es una tradición más de los países del norte de Europa. En España o Italia también se pueden encontrar, pero no tienen ese carácter de lugar de reunión en el que uno puede mezclar las compras con el placer de disfrutar de la gastronomía de la ciudad. Estos que os mencionamos a continuación son solamente algunos de los mercadillos navideños más singulares y atractivos de nuestro continente.

mercados de Navidad de Europa

Mercado de Navidad de Núremberg (Alemania)

Viajar a Núremberg en el mes de diciembre ofrece al viajero la oportunidad de conocer el más atractivo de los mercadillos navideños de Alemania. En sus puestos se pueden encontrar infinidad de adornos para decorar la casa, pero también en ellos se pueden tomar las tradicionales salchichas de la ciudad, pan con especias o ponche con ron y azúcar. En las iglesias de la ciudad se celebran conciertos para conmemorar la Navidad y el Adviento. Y si quieres disfrutar de un paseo romántico por la ciudad, nada mejor que subirse a un coche de caballos, cubrirse con una manta y disfrutar de la magia de Núremberg.

Mercado navideño de Vilnius (Lituania)

El merrcado de Navidad de Vilnius es mucho más pequeño y sencillo que los de otras ciudades del norte de Europa. Sin embargo el lugar en el que se instala compensa su sobriedad. Y es que la Plaza de la Catedral de la capital lituana, uno de los lugares fundamental que ver en Vilnius, se convierte en el mes de diciembre en el lugar perfecto para disfrutar sin agobios de los puestos de comida del país, de artesanía o de adornos navideños. En el centro de los casi 50 puestos de madera blanca, se levanta un árbol de 25 metros de altura, cuyo centro es hueco y se utiliza como espacio para un cuentacuentos.

Mercados de Navidad de Colmar (Francia)

La región francesa de Alsacia puede presumir de tener los mercados navideños más famosos y bonitos del país. Una de la ciudades de esta provincia, Colmar, acoge uno de los mercados de Navidad más famosos de Europa. Por sus calles pasean juglares y trovadores tocando la flauta.  Las puertas de las casas se adornan con preciosas coronas de Adviento. Y los coros salen a las calles para cantar villancicos. Repartidos por el casco antiguo de la ciudad se pueden encontrar cinco mercados. La artesanía y la comida típica son también aquí las protagonistas. Todo ello sumado a los preciosos edificios de Colmar crean una imagen difícil de superar como estampa de Navidad.

mercados de Navidad

Mercados navideños de Luxemburgo

En la capital de Luxemburgo no se instala cada diciembre un sólo mercado de Navidad. A pesar del pequeño tamaño de esta ciudad en ella se podrán visitar en 2017 hasta cuatro mercados navideños. En la Place d’Armes se pueden encontrar pequeñas casitas de madera en las que comprar adornos típicos o probar platos típicos. La Plaza de la Constitución se anima mucho con el mercado que se instala en ella. Además de los puestos de productos navideños, en esta plaza hay también atracciones como la noria o el carrousel. Los otros mercados de Navidad se pueden visitar en la Plaza de París y en el Puits-Rouge. En este último lugar la ciudad pone a disposición de organizaciones benéficas y de forma gratuita varios puestos. Lo recaudado se destina a la caridad.

Mercado de Navidad de Tallin (Estonia)

Si durante todo el año la capital de Estonia puede presumir de tener uno de los cascos históricos más bonitos del norte de Europa, cuando llega la Navidad Tallin se convierte en una lugar de cuento cuando el mercado de Navidad se instala en la Plaza de la Ciudad Vieja. Cuenta una leyenda que en esa plaza se alzó, en 1441, el primer árbol de Navidad. Este mercado tiene lugar desde el año 2001. Cuenta con más de 50 puestos en los que probar platos típicos del país o comprar artesanía de toda Estonia.

Mercadillos navideños de Gante (Bélgica)

Estando en Gante en el mes de diciembre no se puede dejar de pasar por sus mercados de Navidad. Se pueden visitan en la Plaza de San Bavon y en Korenmarkt. En ellos se pueden encontrar productos típicos del país. No hay que olvidar probar el vino caliente, una forma perfecta de entrar en calor. Además de hacerse con bonitos adornos navideños, en Gante se puede disfrutar en esta época de una pista de patinaje, conciertos de jazz y espectáculos folklóricos.

Mercado navideño de Cracovia (Polonia).

La Plaza del Mercado de Cracovia acoge cada año el Mercado de Navidad de esta ciudad polaca. En él se pueden comprar joyas de ámbar, tallas de madera o una gran variedad de adornos navideños. Por supuesto no hay que dejar la oportunidad de parar a tomar un vino caliente como acompañamiento a guisos tradicionales de Polonia. Como evento destacado, en Adviento un coro canta villancicos en la plaza.

mercados de navidad

¿Qué te han parecido estos mercados de Navidad del norte de Europa? ¿Conoces algún otro que nos quieras recomendar? Estaremos encantadas de descubrirlos.

 

UA-93188701-1