Italia de punta a punta

Hoteles para recorrer Italia de punta a punta

Hoy hacemos un recorrido por Italia de punta a punta saltando de hotel en hotel, para disfrutar de la dolce vita tal y cómo nos gustaría en un viaje ideal. Os invitamos a visitar algunos de los hoteles con más estilo para recorrer Italia de punta a punta. ¿Te vienes?

Ca Maria Adele, Venecia: si algún día vas a la ciudad de los canales (y te lo puedes permitir), no dudes en alojarte en esta mansión de ensueño. Se encuentra en el barrio de Dorsoduro, no lejos de la fundación Peggy Guggenheim y de la iglesia de la Salute.

Cuenta con pocas habitaciones decoradas con un gusto exquisito y algo rococó, a la manera veneciana pero con un toque de diseño que lo hace realmente especial. Cada estancia lleva un nombre diferente: la Noir, la Oriental, la del Camino etc. Lo malo de un lugar como este, es que aunque se sitúe en una de las ciudades más bellas del mundo, no dan ganas de salir.

Palazzo Victoria, Verona: a tan sólo cinco minutos de la Casa de Julieta, se encuentra este hotel. Sus habitaciones son clásicas pero están actualizadas y no son nada añejas, como a veces sucede en alojamientos de Italia.

Su pequeño jardín lo hace delicioso para desayunar o para reposar después de haber recorrido las innumerables atracciones que visitar en Verona, que tiene mucho que ofrecer al viajero que se anime a conocerla.

Santa Maria Novella, Florencia: este pequeño establecimiento, cuidado hasta el más mínimo detalle y con buen precio para la calidad que ofrece, se encuentra en la plaza del mismo nombre y cuenta con vistas a la gran obra del Renacimiento que es la iglesia de Santa Maria Novella.

Los detalles decorativos proliferan en este establecimiento de entrada discreta, baños increíbles y telas que le dan un aire clásico a la vez que muy acogedor. Su situación es ideal para lanzarse a conocer la bella ciudad toscana y poder regresar en cualquier momento a descansar, ya que se encuentra cerca de todo.

Gran Meliá Roma: en la Ciudad Eterna, próximo al Vaticano y al Trastevere se encuentra este espléndido ejemplo de hostelería española.

Se eleva sobre el Tíber en el Gianicolo y ofrece al viajero exigente un entorno único de colores suaves e inspiración clásica. Las habitaciones más pequeñas tienen más de veinte metros cuadrados, lo que es mucho en Roma y de ahí para arriba.

En cuanto a las zonas comunes destaca por sus bellos jardines, su spa con tratamientos de Clarins y piscina imprescindible para los meses de canícula romana. Una joya de hotel en una de las ciudades más bonitas del mundo.

Costantinopoli, 104, Nápoles: ciudad amada y denostada a partes iguales, la capital de Campania esconde en sus caóticas calles un tesoro de arte e historia, de vida y leyendas. En medio de tanto bullicio aparece este remanso de paz en forma de hotel con encanto, pocas habitaciones, buen precio y estupenda atención.

Situado en una villa de estilo Liberty y con una entrada algo escondida (ya que hay que hacerla a través de un patio), el hotel es acogedor, tiene habitaciones estilosas y amplias y hasta cuenta con una pequeña piscina para refrescarse tras un día de ajetreo y visitas napolitanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.