Ruta del Vino de La Mancha

6 motivos para hacer la ruta del Vino de La Mancha

Cada vez somos más los que no nos conformamos con viajar a un destino sólo para conocer sitios bonitos, sino que buscamos algo más. Uno de los viajes que están cobrando cada vez más importancia son los relacionados con el mundo del vino, en los que puedes disfrutar de conocer bodegas, hacer catas de vino, maridaje con la gastronomía local, e incluso tratamientos de belleza basados en vino. Todo esto forma parte del enoturismo, que está en auge en toda España.

También en Castilla La Mancha va cobrando cada vez más fuerza el turismo enológico, en gran parte gracias a la ruta del Vino de La Mancha. Si estás buscando una escapada, plantéate como buenísima opción visitar una bodega este otoño. Para ayudarte a decidirte, te comentamos algunos de los motivos por los que deberías apuntarte a la vendimia de La Mancha. ¿Te hemos convencido?

¿Por qué hacer la ruta del Vino de La Mancha?

Conocer el mayor viñedo del mundo

Seguramente te sorprende este motivo. Quién iba a pensar que en Castilla La Mancha se encuentra el mayor viñedo de España, de Europa, ¡y del mundo! La ruta del Vino de La Mancha la componen seis municipios manchegos: Alcázar de San Juan, Tomelloso, Socuéllamos, Campo de Criptana, El Toboso y Villarrobledo. Algunos de ellos además se cuentan entre los pueblos más bonitos de Toledo.

Sumando la extensión de todos y cada uno de sus viñedos, acumulan una extensión cercana a las 500 mil hectáreas de viñedos, y es uno de los motivos por los que se va convirtiendo cada vez más en un destacado destino de enoturismo.

Esa extensión también convierte a La Mancha en la comunidad autónoma que más produce vino en España, con casi 23 millones de hectolitros por año, aunque es cierto que mucho de este vino se produce para vino a granel.

Mayor bodega de España

Y si en La Mancha encontramos el mayor viñedo del mundo, en uno de los municipios de su ruta encontramos la que está considerada la mayor bodega de España y una de las más grandes de Europa, con más de 20.000 hectáreas de viñedo. Se trata de la Bodega Virgen de las Viñas de Tomelloso, fundada en 1961.

Lo mejor de todo es que la bodega se puede visitar. Puedes conocer sus instalaciones, desde las zonas más antiguas hasta las más modernas, su sala de catas, ver su continuo ir y venir de camiones, y lo más impresionante de todo, ver descargar los camiones repletos de uvas recién vendimiadas. Verás cómo te impresiona.

Vendimiar con tus manos

Puedes conocer la ruta del Vino de La Mancha como mero espectador, o llegar un pasito más y participar de forma más activa en la vendimia. Hay empresas turísticas que organizan tours de la vendimia en La Mancha la mar de divertidos, a la par que culturales.

Una de ellas es la empresa SelfieTour. Con ellos puedes vendimiar con tus propias manos, utilizando todos los utensilios típicos de la vendimia. Verás lo complicado que es al principio conseguir recolectar un solo racimo. Parece que te faltan manos para sujetar el racimo, las tijeras, saber dónde pegar el corte para hacerlo bien y no estropear la viña. Pero también es muy motivador después del primer racimo, el segundo, el tercero… así hasta llenar todo un cesto. Y cuanta más práctica, mejor lo haces y más feliz te sientes.

Pisar uva con tus pies

¿Te has imaginado alguna vez pisando uvas? Prepárate para hacerlo en la ruta del Vino de la Mancha. Una actividad la mar de divertida que además nos permite conocer cómo se hacía antaño. Grato recuerdo y homenaje a la vendimia tradicional.

Después de haber vendimiado, podrás llevar tus uvas para realizar la pisada de la uva con tus propios pies en una bodega histórica. Y aún mejor, después podrás probar el líquido que tú mismo has creado, y verás que está delicioso. ¡Es el primer mosto!

Conocer los bombos manchegos

Son unas curiosísimas construcciones que puedes encontrar de forma aislada entre los viñedos y que sólo puedes conocer si haces la ruta del Vino de la Mancha. Son construcciones de planta circular o elíptica, y de ahí proviene el nombre de bombo. Se crearon para el refugio de los trabajadores del campo durante la época de las labores agrícolas y pastoriles, en algunos casos para permanencia de algunas semanas, y en otros constituían la vivienda durante todo el año.

Comer en un viñedo

Durante la ruta del Vino de La Mancha puedes tener la suerte de comer en un viñedo, una experiencia única. La comida será al aire libre, rodeados de las viñas, y los platos serán comida manchega, como no puede ser de otra manera. Lo habitual, un buen plato de migas acompañadas de uvas y vino de la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.