Desde hace unos años una de las islas más pequeñas de las Baleares se ha convertido en un destino de moda. Se trata de Formentera, una isla con una superficie de poco más de 80 km2 cuyas aguas de un intenso color turquesa son un verdadera reclamo. De entre todas sus playas, Ses Illetes es la más conocida y deseada, además de estar considera una de las playas más impresionantes del Mediterráneo. Y motivos hay para que sea así. El color del Mediterráneo en contraste con la arena blanca crean una imagen digna de la más bella de las postales.

Pero Formentera es mucho más que esa playa. En su pequeño territorio ofrece rincones singulares que harán las delicias de más de uno. Solamente hay que tener ganas de descubrir que ofrece al viajero la isla de moda del Mediterráneo.

Qué hacer en Formentera

Camino Sa Pujada

De origen romano, este camino de 1,5 kilómetros de longitud ofrece a quien lo recorre algunos de los mejores miradores de la isla. Desde ellos se puede distinguir la propia Formentera, pero también Ibiza y el islote Es Vedrá.

Cap de Barbaria

Es el punto más meridional de Formentera. Si se quiere disfrutar de uno de esos atardeceres que no se olvidan, hay que ir hasta allí. En días claros, a lo lejos, incluso se distingue la Península Ibérica.

Cala Saona

Una de las playas más bonitas de Formentera. Su imagen es la típica del Mediterraneo: aguas azules, arena blanca y bosques de pinos. El lugar perfecto para disfrutar de un día de relax.

Ses Salines

Si te gusta observar aves, eso tan de moda conocido como bird watching, tienes que acudir a este rincón de Formentera donde una pradera de posidonia de 8 kilómetros da al mar ese inconfundible color característicos de la playas de esta isla balear. A él acuden también infinidad de aves migratorias cada año.

Caló d’es Mort

Esta pequeña cala de apenas 70 metros está considerada una de las mejores de Formentera por su naturaleza virgen y su tranquilidad. Para disfrutar de esta última hay que cruzar los dedos y esperar que el día de tu visita no sean muchos los que hayan tenido también la idea de pasar ahí la jornada.

Sant Francesc Xavier

Es el núcleo urbano más importante de Formentera. Hay que ir para recorrer sus calles y relajarse en su plaza, la cual acoge distintos espectáculos cada noche. Y además es el lugar perfecto donde sentarse a disfrutar de un buen helado mientras uno se entretiene viendo pasar a la gente.

Mercadillos

En Formentera hay distintos mercadillos a los que acudir para compra comida, ropa o artesanía. El de Sant Francesc tiene lugar cada día de 10:00 a 14:00 y es el más grande de la isla. Pero hay otros, como el nocturno e Es Pujols, el de Sant Ferran o el de La Savina, perfecto para adquirir artesanía.

Imagen de portada: Chiara Catizzone

 

UA-93188701-1