Hoteles para disfrutar de la nieve

Cuatro hoteles para disfrutar de la nieve

Por fin ha llegado la nieve y para disfrutarla ¿qué mejor que una escapada de fin de semana? Apetece salir a esquiar o  hacer alguna visita interesante e invernal y volver a recogerse en un hotel estupendo que esté, si es posible, en un entorno con encanto. 
 
Empezamos semana con cuatro hoteles para ir a la nieve, pasarlo bien y regresar a descansar con muchas, muchas ganas. Aquí van:

Nuestra propuesta de hoteles para disfrutar de la nieve

Rafaelhoteles by La Pleta

Se trata de un cinco estrellas situado a pie de pista en Baqueira-Beret. Cuenta con un exterior alpino de piedra y pizarra y un interior moderno, recientemente remodelado y muy acogedor. La influencia africana está presente en la decoración de este hotel donde por momentos te puedes sentir muy lejos del Pirineo, aunque no lo olvidemos, es un hotel de nieve. Está sólo a 400 metros de las pistas y pueden organizarte clases desde el mismo alojamiento. ¡Ah! cuando vuelvas cansado, no dudes en usar su magnífico SPA y darte un vivificante masaje.

Hotel Echaurren

Situado en Ezcaray (La Rioja) no es sólo un magnífico establecimiento hotelero, situado en uno de los pueblos más bonitos de España y próximo a la estación de esquí de Valdezcaray. También es un referente gastronómico ya que cuenta con un afamado restaurante regentado por Francis Paniego, primera Estrella Michelin de la región. Los cuidados interiores de diseño contrastan con el tradicional exterior.

Hotel Villa de Sallent

El valle de Tena, en el Pirineo aragonés, está formado por un conjunto de localidades a cada cual más atractiva. En Formigal, a apenas 500 metros del remonte, se encuentra el Hotel Villa de Sallent. Propiedad de un empresario voluntarioso y que ha sabido dar con sus negocios nueva vida al valle, presta servicios tan útiles al cliente como transporte a los remontes o un sencillo y acogedor spa que tanto se agradece después de las horas de esquí.

HG Maribel

En Sierra Nevada destaca el HG Maribel por varias razones. En primer lugar, porque está a 50 metros de las pistas, es decir, que se puede acceder directamente desde el propio hotel; en segundo lugar por su cuidada decoración de tonos neutros, su terraza sobre las pistas y su pequeño spa. Ideal para terminar una jornada de ejercicio y diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.