La provincia española de Alicante es una de las que cuenta con mejores playas, todas perfectas para pasar unos días tumbados en la arena y disfrutando de baños en aguas cálidas y transparentes.

Las hay más familiares, más animadas o incluso algunas que se encuentran en parques naturales. Podemos decir que en la Costa Blanca hay playas para todos los gustos, y aunque algunas de las de la provincia pueden estar masificadas en verano, como las de Benidorm, hay otras muchas tranquilas e ideales para olvidarse del ajetreo de la ciudad. De entre todas ellas hemos seleccionado las cinco que nos parecen más atractivas, aunque hay tantas que es complicado decidir cuales son las más bonitas.

Playa Carabassí (Elche)

Esta playa de arena dorada y aguas cristalinas está situada cerca de la conocida población alicantina de Santa Pola. Sus 900 metros ofrecen al visitante cierta sensación de aislamiento, y es que esta playa tan siquiera cuenta el típico paseo marítimo de tantas otras a lo largo de la costa de España. Lo mejor es sin duda su entorno natural rodeado de dunas, entre algunas de las cuales se encuentra una playa nudista.
Playa de La Fossa (Calpe)
Probablemente lo mejor de esta playa sea su fina arena dorada, su situación entre acantilados y que desde ella se pueda observar uno de los parques naturales más emblemáticos de la Comunidad Valenciana: el Peñón de Ifach, símbolo de la Costa Blanca. Cuenta con un amplio paseo marítimo por el que salir a pasear o tomar un helado junto a un mar cuyo oleaje suele ser suave.
Playa Racó de l’Albir (Alfaz del Pi)
El que se acerque a esta playa alicantina encontrará aguas limpias perfectas para practicar deportes náuticos. En ella hay multitud de instalaciones en las que alquilar tablas de surf y a quien el guste el buceo podrá pasear hasta el parque natural de Sierra Helada, en cuyo fondo hay numerosas especies de crustáceos y peces.
Playa Marineta Casiana (Denia)
Con una situación cerca de la ciudad, esta playa de más de un kilómetro de longitud destaca por su arena oscura y aguas tranquilas. Cuenta con un bonito paseo marítimo y en ella pueden practicarse deportes náuticos como el submarinismo. Dicen de ella que es perfecta para ir en familia, ya que al tener poco profundidad es más segura para los peques de la casa.
Playa La Caleta (Villajoyosa)
Una playa en la que no es fácil encontrarse con muchas gente ya que no es sencillo llegar a ella, sobre todo si no la conoces. Al pie de acantilados, es mucho más pequeña que otras de la provincia, pero sus apenas 160 metros y sus aguas tranquilas y transparentes compensan el esfuerzo de llegar hasta ella. Además, se trata de una zona protegida alejada de la zona urbana.